Naturopatía

Representación de la naturopatia mediante un frasco, flores y perlitas

La medicina naturista es una de las medicinas alternativas más fáciles de integrar en la medicina tradicional.

Originaria de la Antigua Grecia y los preceptos del Juramento Hipocrático, la naturopatía se basa en las reglas del sentido común y la armonía del ser vivo con lo que le rodea.

Basándose en el principio de que el cuerpo humano es un organismo dotado de todos los mecanismos de defensa necesarios para su supervivencia, la naturopatía le da los medios para explotar todos sus recursos internos y externos para que sea autosuficiente.

Los comienzos de la medicina naturista

Fue principalmente hacia finales del siglo XIX que los cimientos de la naturopatía fueron establecidos por un médico alemán, Benedict Lust (1870-1945), quien abrió la primera escuela de naturopatía en los Estados Unidos en 1902.

En esa época, la medicina tradicional tenía cierta apertura a los enfoques empíricos de las técnicas de curación y disciplinas como la homeopatía, la osteopatía, la hipnosis, etc. ocupaban un lugar destacado en la formación médica.

Esto le permitió al Dr. Lust fundar su escuela de naturopatía, que tiene su sede en Nueva York. Allí se enseñan todas las materias, desde la medicina herbal hasta la psicología, pasando por todos los métodos terapéuticos entonces conocidos: acupuntura, quiropráctica, reflexología, técnicas de masaje, etc. Reunidos bajo la bandera de la naturopatía, estas medicinas alternativas se enseñaron durante años, hasta que la profesión médica decidió que la cirugía y la medicación química daban mejores resultados curativos.

Las escuelas de naturopatía fueron cerradas y la medicina, tal como la conocemos hoy en día con sus tratamientos de choque y medicamentos con numerosos efectos secundarios, se convirtió en la única referencia médica reconocida.

El regreso de las prácticas curativas

Sin embargo, ya en el decenio de 1970, la población de la mayoría de los países industrializados pedía que se volviera a lo básico en cuanto a métodos terapéuticos. Por lo tanto, la medicina naturista está recuperando terreno y están surgiendo nuevas escuelas y clínicas en las que se enseñan y practican técnicas de medicina alternativa.

En 1983, la Organización Mundial de la Salud recomendó a las autoridades médicas de todos los países que integraran la naturopatía en los servicios de salud pública. El retorno de las prácticas curativas en armonía con la naturaleza es ahora un hecho reconocido.

El cuerpo tiene la capacidad de regenerarse a sí mismo. Gracias a simples medios naturales, es posible recuperar y mantener la salud observando un estilo de vida correcto.

El naturópata no es un curandero de hecho, sino un guía. Él te dirigirá hacia los pasos a seguir para lograr un estilo de vida saludable. En Francia, la naturopatía se basa en cuatro curas tradicionales individualizadas: desintoxicación, revitalización, estabilización y regeneración. Cada una de estas curas se compone de tres técnicas principales y siete técnicas menores.

Las principales técnicas incluyen los tres aspectos esenciales de la salud humana:

– Una dieta adecuada a la persona según su estilo de vida y sus necesidades vitamínicas, nutricionales y dietéticas.

– Una disciplina física que permite al cuerpo oxigenarse y gastar un número suficiente de calorías diarias para mantenerlo en un estado de flexibilidad y funcionamiento adecuado.

– Y una higiene neuropsíquica que permite el manejo emocional causado por el estrés, las preocupaciones, los fracasos, etc., y que mantiene la psique en un estado de calma y relajación según las necesidades del sujeto.

Además, hay siete elementos menores necesarios para un estilo de vida saludable:

– Hidrología (baños, duchas, saunas, termalismo, talasoterapia),

– técnicas de respiración (ejercicios de respiración, ionización),

– masajes (relajantes o terapéuticos),

– Reflexología (pies y manos),

– higiene energética (magno y magnetoterapias),

– Aromaterapia (plantas y aceites esenciales) ,

– así como técnicas de radiación (helioterapia, cromoterapia).

– Hoy en día, se puede consultar fácilmente a un naturópata. En las clínicas médicas especializadas, así como en las clínicas médicas tradicionales, se puede acceder muy fácilmente a la atención naturista.

– Sin embargo, siempre es una buena idea averiguar sobre el practicante para conocer sus antecedentes académicos. Asegúrese de que el terapeuta sea competente, no dude en pedir referencias y asegúrese de que sea miembro de una asociación profesional.

– Evaluación naturista

– Cuando veas a un médico naturista, debes esperar que te haga un chequeo de salud. El naturópata concienzudo llevará su investigación aún más lejos haciéndole preguntas sobre su estilo de vida, la forma en que maneja su trabajo, el entorno inmediato en el que vives bajo tus actividades psíquicas. Etc

– Necesita conocer sus hábitos generales para poder identificar la causa del problema. A partir de la información que usted proporcione, podrá encontrar el origen del problema. El médico naturópata no sólo trabaja para curar el problema, sino que también aborda directamente el origen del problema para detenerlo de forma permanente y no simplemente con medicamentos que lo calmen temporalmente.

– Por ejemplo, si usted sufre de un dolor de espalda recurrente, la misión del terapeuta es averiguar cuál es la causa de este dolor. Tal vez sea un hábito de mala postura, tal vez una deficiencia musculoesquelética, tal vez una falta de hierro en el cuerpo… Cualquiera que sea la razón, el problema debe ser corregido desde su origen.

– Tarifas y seguro

– No te sorprendas si pasas más de una hora en la oficina en esa primera visita. Los honorarios también deben ser proporcionales al tiempo que pases con el terapeuta.

– Normalmente, las visitas posteriores serán más cortas y menos costosas. Tengan en cuenta que cada vez más compañías de seguros están cubriendo los costos de este tipo de atención. No te prives de esta cobertura.

– Responder a su problema

– Quien dice naturopatía, dice por lo tanto todas las medicinas que uno dice medicinas blandas.

– Además, consultar a un médico naturópata es quizás la mejor opción para hacer un primer acercamiento en términos de tratamientos holísticos. El médico naturista es sin duda el mejor de todos los terapeutas no tradicionales para orientarle hacia el método curativo que mejor responda a su problema.